VOCES DEL MUNDO CONTRA EL 11/S

Cuántos de ustedes creen que no se nos ha contado toda la verdad sobre el 11-S?

DENNIS KUCINICH

 

 

LA REVOLUCIÓN POR LA VERDAD

– POLÍTICOS –

  

 

 

  

FRANCESCO COSSIGA

Ex-Presidente de la República Italiana

 

  

 

“En los ambientes próximos al Palacio Chigi, centro neurálgico de la dirección de la Inteligencia Italiana, se hizo notar que la no autenticidad del video viene demostrada por el hecho de que Osama bin Laden confiesa haber planeado los atentados del 11 de septiembre contra las dos torres de Nueva York, mientras que todos los círculos democráticos de Europa y EEUU saben que los catastróficos atentados fueron planeados y ejecutados por la CIA norteamericana y el Mossad con la ayuda del mundo sionista con el fin de lanzar falsas acusaciones contra los países árabes y con el fin de empujar a las potencias occidentales a interferirse en Iraq y Afganistán.”

“El cerebro del ataque debe haber sido una mente sofisticada, provista de amplios medios, no sólo para reclutar kamikazes fanáticos, sino también personal altamente especializado.

Quiero añadir una cosa: no se puede lograr sin infiltraciones en el radar y en el personal de seguridad durante el vuelo.”

 

 

 

ANDREAS VON BÜLOW

Ex-Ministro de Defensa, Investigación y Tecnología de Alemania

 

 

 

“Hay cuatro opciones para hablar sobre el 11-S:

1. Una es que fue un ataque repentino. Nadie sabía nada. Esta fue la primera versión de la administracion estadounidense.

2. Después se dijo que sabían mucho pero en diferentes agencias y que las piezas eran tan difíciles de encajar que no pudieron averiguar lo que iba a ocurrir. Yo creo que esta versión ha fracasado, pero la administración sigue luchando por defenderla.

3. La tercera opción es que dejaron que ocurriera, que sabian algo o lo sabían todo y dejaron que ocurriera porque podían aprovecharlo para declarar la guerra a 60 estados, como dijeron más tarde.

4. Y la cuarta versión es que lo organizaron ellos o tomaron parte en la organización. Y el modo en que sucedió es tan extraño y la falta de voluntad de la administración para aclarar las cosas es tan evidente, que he llegado al convencimiento de que debió de ser una operación dirigida, una operación secreta.”

 

“Para mí, la versión oficial no es en absoluto creíble, es totalmente increíble. La segunda solución para mí es una operación encubierta. Y ésta es una forma de influir, para lavar el cerebro al pueblo norteamericano en un largo, largo conflicto en curso con el mundo musulmán y todo lo que usted sabe, por ejemplo, las compañías petroleras, las últimas reservas de petróleo que necesitamos durante las próximas décadas, antes de que se acabe la era del petróleo.”

“Los relatos oficiales están tan equivocados que debió haber sido un atentado ejecutado desde adentro”.

“No sé cuanta gente dentro de los gobiernos tiene dudas. Creo que en los servicios secretos los saben muy bien. Tienen profesionales que saben que esto no pudo ocurrir tal y como la administración estadounidense se lo está contando al público. Hay expertos que aceptarían disentir. Pero mantener esto y llevarlo a un nivel operativo es muy difícil para los gobiernos, porque la administración estadounidense está luchando con todas sus fuerzas contra cualquiera que ponga en duda su versión de los hechos”.

“Yo no creo en Osama bin Laden. No creo en Al-Qaeda. Creo que todo esto ha sido creado por las contínuas tramas de los servicios de inteligencia y propaganda.”

 

  

 

 

 

 

MICHAEL MEACHER

Ex-Ministro de Medio Ambiente, Salud y Comercio del Reino Unido

  

 

 

“La ventaja de un dominio estadounidense sobre Iraq es, en primer lugar, que se obtiene un control físico del segundo mayor depósito de petróleo que queda. Y en segundo lugar, si algo ocurre en Arabia Saudí, estás a la vuelta de la esquina.
Y si tienen una serie de bases en Iraq, que es lo que creo que ocurrirá, tendrán el control de Oriente Medio, y eso es de lo que se trata.

Creo que para hacer eso, para expandir su poder, para explicarle al mundo algo más acceptable que el hecho de que querían controlar el resto del petróleo que queda, los estadounidenses necesitaban algún tipo de fachada, algún tipo de explicación, algo racional. Y para eso necesitaban un nuevo enemigo tras la caída de la Rusia soviética. Y convenientemente, la amenaza islámica se convirtió en ese nuevo enemigo.”

Está claro que las autoridades estadounidenses hicieron poco o nada para prevenir los acontecimientos del 11-S. Es sabido que por lo menos 11 países facilitaron avisos sobre los ataques con antelación.

Ante este escenario, no sorprende que el fallo de los EEUU para prevenir el 11-S se observe como la creación de un pretexto de incalculable valor para atacar Afganistán en una guerra que fue claramente bien planificada con antelación.
Existe un posible precedente para este caso. Los archivos nacionales de los EEUU revelan que el presidente Roosevelt usó exactamente esta aproximación en relación a Pearl Harbour el 7 de diciembre de 1941.”

“Lo que ocurrió aquel mismo día (11-S) me parece la prueba más significativa.
El primer avión chocó a las 8:46 de la mañana. El de la torre sur chocó a las 9:05.
El tercer avión cochó contra el Pentágono a las 9:38. Supieron que había habido un secuestro entre las 8:10 y las 8:20 de la mañana. Así que lo sabían media hora antes de que chocara el primer avión, 45 minutos antes que el segundo avión. Y hora y media antes de que el tercer avión chocara contra su objetivo.
Y ni una sola vez en ese tiempo dieron orden de despegar a un avión de guerra para que los interceptara. Eso es algo asombroso.

Para empezar tenían la base aérea de Andrews que estaba a 17 Km al oeste de Washington con F-16 con una velocidad máxima de 2.400 km por hora. Podían haber llegado a la escena en un minuto o dos.

¿Por qué no ordenaron despegar a ninguno de ellos?”

La verdad es que las conspiraciones algunas veces ocurren.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GIULIETTO CHIESA

Político italiano del Parlamento Europeo

 

 

 

“El 11-S es el paradigma de la fabricación de mentiras y decepción.
Los medios mienten. Aquellos que deberían controlar a los políticos, mienten.
Propongo cambiar la situación. Empezar a atacar en su propio campo de batalla,saliendo en la televisión donde ellos mandan.
¿Por qué debemos organizar un movimiento?
La batalla moderna está aquí. Los medios han cambiado la política, nuestra vida, nuestra forma de pensar, nuestra manera de amar, odiar, etc…
Nos encontramos ante una nueva situación.
Significa que debemos trabajar por la verdad del 11-S, y por lo tanto, por nuestra propia libertad. Nuestra libertad en masa.

Respecto al 11 de septiembre, resumiré la situación de la siguiente forma: nunca conoceremos la verdad sobre el 11 de septiembre. No la conoceremos a lo largo de los próximos cien años, como dice Noam Chomsky.
Pero de lo que podemos estar seguros por ahora, sin el menor riesgo de error, es de que la versión que nos han proporcionado es falsa. Incluso lo podemos demostrar. He reunido toda la información posible, y no ha sido fácil. No por que hubiera poca, al contrario, había mucha. Pero se encontraba enmarañada con un montón de estupideces e incoherencias tan numerosas como manifiestas. Tenía que desenmarañar el enredo de contradicciones antes de establecer unas circunstancias más bien simples.

Así fue cómo llegué a la conclusión de que el 11 de septiembre tiene causas y orígenes muy, muy diferentes a las que conocemos, las que conocéis, y que el Enemigo, el Satanás del que todos debemos protegernos no es Osama Bin Laden. Para ser más exactos, no es sólo Osama Bin Laden.

Este último probablemente haya participado en la operación, o bien estaba informado de algún modo, directa o indirectamente. En todo caso, no lo hizo solo, no desde la gruta afgana donde se encontraba confinado, no como protagonista, sino, eventualmente, como personaje secundario. Todo lo que se ha podido reunir para encontrar una explicación indica que el enemigo no es el Islam, sino algo más complejo, tan complejo que es difícilmente explicable a los millones de individuos que están obligados a sufrir las consecuencias y que no lo podrán comprender jamás.

Un fenómeno típico en las operaciones de terrorismo de estado es su carácter complejo y la multiplicidad de los personajes que actúan unos a espaldas de otros pero como concertados, unidos por mil hilos y al mismo tiempo condicionados por unas estrategias que sólo unas cuantas personas en la cumbre conocen integralmente.

Mientras que, por debajo de ellos, los subalternos empleados en distintos niveles tienen una idea parcial, y en el nivel más bajo, los ejecutantes lo ignoran todo respecto a los propósitos de quienes los dominan y dirigen, pero han sido convencidos de antemano de actuar por el interés exclusivo de la causa a la que sirven.

Simplemente decir que lo que hoy he oído es la prueba de que las respuestas que se nos han dado no son satisfactorias. No lo son, no para centenares de familiares de las víctimas, no lo son para millares de personas. No lo son no lo digo porque aunque tal vez lo saben -quizá no hayan leído nunca en un periódico- son al menos 800 los altos funcionarios de la CIA, del FBI, del Gobierno de los Estados Unidos que no creen la versión oficial, exactamente como hoy y que ponen en duda idénticas cuestiones como poníamos hoy. En este libro, dicho rápidamente, para no alargarme pero cito alguno.

Paul Kreider Roberts, subsecretario del Tesoro bajo Ronald Reagan, ex redactor asociado del Wall Street Journal, periódico conservador, dice: sabemos que es absolutamente imposible que un edificio provisto de columnas de acero, caiga con efecto dominó a una velocidad de caída libre. Sería lícito pensar que si notifico este discurso no sea un tabú y llamara la atención sobre la inadecuación de la explicación.

Están aquí … incluídos en este libro 65 testimonios de este género. Todos de ciudadanos de los Estados Unidos de América. Quiere decir que las preguntas que hoy planteamos, son preguntas legítimas, no sospechas, preguntas, preguntas a las cuales una Comisión oficial de investigación que ha elaborado durante más de un año, compuesta de diez senadores y diputados del Congreso de los Estados Unidos, no han querido responder.

Preguntas que son todas cruciales, porque si no se responden se pierde la cuestión…”

 [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=YevrHxypBuY]

 

 

 

YUKIHISA FUJITA

Político japonés del Partido Democrático de Japón

 

 

 

“Yo quisiera hablar de los orígenes de la «guerra contra el terrorismo». Ustedes recuerdan seguramente que yo pregunté en noviembre si el terrorismo constituía una guerra o un crimen. La «guerra contra el terrorismo» comenzó después de los atentados del 11 de septiembre. Lo que yo quiero saber es si esos atentados fueron cometidos o no por Al Qaeda. Hasta ahora todo lo que ha dicho el gobierno es que creemos en la responsabilidad de Al Qaeda porque es lo que nos ha dicho la administración Bush. Nosotros no hemos visto prueba alguna de la culpabilidad de Al Qaeda. Así que yo quisiera saber ¿por qué el Primer Ministro piensa que los talibanes son responsables de los atentados del 11 de septiembre? Quisiera saberlo porque el Primer Ministro era el secretario del jefe del Gabinete en aquella época.

Mi pregunta es: ¿Ha realizado el Gobierno japonés su propia investigación con ayuda de la policía y de otros medios? Se trata de un crimen, así que debe hacerse una investigación. Cuando un periodista fue muerto en Myanmar, ustedes hicieron su propia investigación. De la misma manera, puesto que 20 japoneses resultaron muertos durante el 11 de septiembre, el gobierno debió realizar su propia investigación y decidir si Al Qaeda era responsable. ¿Qué tipo de investigación hicieron ustedes? En aquella época usted era secretario del jefe del Gabinete, usted era el mejor ubicado. ¿Qué pasó con esa investigación?

También había japoneses en los aviones secuestrados. Yo quisiera saber el número exacto de muertos en las torres y en los aviones. ¿Puede usted confirmar eso? Quisiera una respuesta del ministro de Relaciones Exteriores.
Me gustaría saber ¿en qué vuelos se encontraban las dos víctimas japonesas y cómo comprobó usted su identidad? Si el ministro de Relaciones Exteriores no lo sabe, la respuesta de un colaborador será suficiente para nosotros.
Por consiguiente, usted está diciendo que no lo sabe porque no tiene los documentos. Usted dice también que piensa que hubo pruebas de ADN, pero no está seguro de ello. Lo que yo quiero decir hoy es que se trataba de un crimen, y los crímenes deben dar lugar a investigaciones. El gobierno debe por tanto mantener informadas a las familias de las víctimas sobre los resultados de sus investigaciones. Además, en vez de limitarse a conmemorar cada año el aniversario del 11/9, ustedes deberían recoger información y actuar en consecuencia. Durante los últimos 6 años, ¿han proporcionado ustedes información a las familias de las víctimas? Hablemos de toda la información que se ha disimulado, y de las dudas que alberga gente del mundo entero en cuanto al 11/9. Muchos de los escépticos son gente influyente. En tales circunstancias yo creo que el gobierno japonés, que afirma que los atentados fueron perpetrados por Al Qaeda, tendría que proporcionar esa nueva información a las familias de las víctimas. En ese contexto, me gustaría plantear algunas interrogantes. Me gustaría pedir a todos los miembros de esta asamblea que miren las fotos y las imágenes que les he proporcionado.
Las mismas constituyen pruebas concretas, en forma de fotografías y de otros elementos de información. En la primera foto, una simulación informática muestra lo grande que era el avión que se estrelló contra el Pentágono. Un 757 es un avión bastante grande, de 38 metros de envergadura.

 

 

 

 

Como ven ustedes, a pesar de haberse estrellado un avión de gran tamaño contra el Pentágono, solamente hay un hueco demasiado pequeño para ese avión.
En esta foto vemos varios bomberos trabajando, y ningún daño que haya podido ser provocado por un avión tan grande.

 

 

 

 

Miren el césped delante, y fíjense en que no hay ningún pedazo de avión.

 

 

 

 

 

 

Veamos la tercera foto –también del Pentágono– tomada de un reportaje televisivo estadounidense. El texto explica que el techo del Pentágono aún se mantenía intacto. Nuevamente, aunque se supone que un avión de gran tamaño se estrelló allí, los daños no concuerdan.

 

 

 

 

Pasemos ahora a la foto siguiente, en la que se ve un agujero. Como sabe el ministro Komura, el Pentágono es un edificio muy sólido, y tiene muchas paredes. Sin embargo, el avión las atravesó. Pero, como ustedes saben, los aviones se hacen con los materiales más ligeros que existen. Un avión hecho con ese tipo de materiales no podría hacer un hueco como ese. Ahora, tenemos aquí una foto que muestra cómo fue que el avión se estrelló contra el inmueble.
El avión dio media vuelta, evitando las oficinas del ministerio de Defensa, para estrellarse contra la única sección del Pentágono que había sido reforzada para resistir un ataque con bombas. Al centro de la página 5 podemos leer el comentario de un responsable la US Air Force.

 

 

 

 

«Yo he pilotado los dos tipos de aviones utilizados el 11/9 y no puedo creer que sea posible, para alguien que pilota uno de ellos por vez primera, realizar exitosamente ese tipo de maniobra.»
Como ustedes saben, tampoco se encontraron las grabadoras de vuelo de la mayoría de los aviones.

Había más de 80 cámaras de seguridad en el Pentágono, pero se negaron a presentar la mayoría de las secuencias de video. Como ustedes han podido comprobar, no hay imagen del avión o de sus restos en ninguna de esas fotos. Es muy extraño que no nos hayan mostrado ninguna de esas imágenes.

 

 

 

???????????

 

 

 

Como ustedes saben, las fuerzas de defensa japonesas tienen su cuartel general en Ichigaya.
¿Pueden imaginarse ustedes que una hora después que un avión se estrellara en una ciudad como Nueva York, pueda estrellarse otro contra el Pentágono?
Ante tal situación, ¿cómo pudieron permitir nuestros aliados que se produjera un ataque de ese tipo? Me gustaría que el ministro de Defensa respondiera a esto.

 

 

 

 

 

 

Como tenemos poco tiempo, me gustaría presentar una nueva prueba. Miren esta pancarta, por favor. La primera foto es una de las que vemos a menudo, de las dos torres impactadas por los aviones secuestrados. Yo comprendería que esto sucediera justo después de que los aviones se estrellaran, pero aquí vemos grandes pedazos de materiales que describen una gran trayectoria en el aire. Algunos fueron proyectados a 150 metros. Ustedes ver en esta imagen objetos que vuelan, como si hubiera habido una explosión. Aquí tenemos una foto sacada de un libro.

 

 

 

 

 

 

 

 

Muestra a qué distancia fueron proyectados los objetos. La tercera foto es de un bombero que participó en los auxilios. Habla de una serie de explosiones dentro del inmueble, que parecía una demolición profesional.

 

 

 

 

Hoy no podemos proyectar videos, así que traduje lo que dice el bombero. Esto es lo que dice: «Se oía buum buum buum, como ruidos de explosiones».
Un equipo japonés compuesto de miembros oficiales del servicio de bomberos del ministerio del Territorio, de Infraestructura y de Transporte interrogó a una sobreviviente japonesa que dijo que oyó explosiones mientras huía. Ese testimonio figura en un informe redactado con ayuda del servicio de bomberos del ministerio del Territorio, de Infraestructura y de Transporte.

Ahora quisiera mostrar a ustedes la siguiente imagen. Normalmente, se dice que las torres gemelas (WTC1 y 2) se desplomaron porque fueron impactadas por aviones. Sin embargo, a una cuadra de las torres gemelas se encontraba el edificio n°7 (WTC7).
Se puede ver en el mapa siguiente que ese edificio estaba a una cuadra. Ese edificio se derrumbó 7 horas después del ataque de las torres gemelas. Si yo pudiera mostrarles un video sería fácil entender, pero miren esta foto. Es un edificio de 47 pisos que se cayó de esta manera.
El edificio se desploma en 5 o 6 segundos. Es más o menos la misma velocidad de un objeto que cae al vacío. Este cae igual que lo que ustedes pudieran ver en un espectáculo de Kabuki. Además, mientras cae conserva su forma geométrica. Recuerden que [este edificio] no fue impactado por ningún avión.
Ustedes debieran preguntarse si un edificio puede desplomarse de esa manera como resultado de un incendio de 7 horas.

 

 

Demolición controlada del WTC7

 

 

Aquí tenemos una copia del Informe de la Comisión del 11 de septiembre. Es un informe publicado por el gobierno estadounidense en junio de 2004, pero no menciona el derrumbe del edificio del que yo acabo de hablarles. Eso no se menciona por ninguna parte en este informe.

 

 

 

 

 

 

La FEMA también publicó un informe, pero también omitió mencionar ese edificio [WTC7]. Muchas personas piensan, sobre todo después de haberse enterado de la historia del Edificio n°7, que hay algo raro.

Al tratarse de un accidente en el que murieron numerosas personas, habría que estudiar numerosas pistas. No tenemos mucho tiempo, pero me gustaría mencionar también las opciones de venta [venta de acciones sospechosas antes del 11 de septiembre]. Justo antes de los atentados del 11 de septiembre –los días 6, 7 y 8– se registraron opciones sobre las acciones de 2 compañías aéreas [Americain y United Airlines] [cuyos aviones] fueron secuestrados por los piratas.
Hubo también opciones de venta sobre Merril Lynch, una de las firmas que más locales alquilaba en el World Trade Center. En otras palabras, alguien sabía que había que apostar a una baja sobre esas acciones para amasar una fortuna. Ernst Welteke, en aquella época presidente del Deutschen Bundesbank, cargo equivalente al de gobernador del Banco de Japón, dijo que había muchos hechos que prueban que las personas implicadas en los ataques sacaron provecho de informaciones confidenciales.
Dijo que hubo muchas negociaciones sospechosas que implican a sociedades financieras antes de los atentados.

 

 

Ernst Welteke

 

 

El presidente del Banco Central Alemán quería que aquello se supiera. Me gustaría interrogar al ministro de Finanzas sobre esas opciones de venta. ¿Estaba el gobierno japonés al tanto? ¿Qué piensa usted de eso? Me gustaría interrogar al ministro Nukaga sobre eso.
Me gustaría interrogar al especialista financiero señor Asao para que me hable más de las opciones de venta. Tiene que haber un grupo de individuos que dispone de grandes cantidades de dinero, de información confidencial y de amplios conocimientos financieros para hacer algo así. ¿Es posible que unos cuantos terroristas en Afganistán y Pakistán realicen un conjunto de transacciones tan sofisticadas y a tan gran escala? Me gustaría que contestara el señor Asao.
Señor Primer Ministro, usted era secretario del jefe del Gabinete en aquella época y, como señaló alguien, se trata de un suceso ante el cual la humanidad nunca se había visto. Parece que ahora está saliendo más información que en los meses subsiguientes a los atentados.

 

 

Yasuo Fukuda, Ex-Primer Ministro de Japón

 

 

Hoy vivimos en la sociedad de Internet y del audiovisual. Esas informaciones se hacen públicas. Por tanto, si miramos la situación, todo el punto de partida de esas dos leyes, el punto de partida de la propia «guerra contra el terrorismo», como han visto ustedes según las informaciones que yo les he presentado, no ha dado lugar a una investigación o análisis serio. Yo no creo que el gobierno haya investigado como se debía, ni pedido explicaciones al gobierno estadounidense.
No hemos comenzado aún a reaprovisionar en combustible los navíos estadounidenses. Yo pienso, por tanto, que tenemos que volver al principio, y no sólo confiar ciegamente en las explicaciones del gobierno estadounidense, ni en las informaciones indirectas que nos proporciona. Hubo demasiadas víctimas. Pienso por tanto que tenemos que recomenzar desde el principio.
Tenemos que preguntarnos quiénes son las verdaderas víctimas de la «guerra contra el terrorismo».

 

 

 

 

Yo pienso que las víctimas son los ciudadanos del mundo. Aquí en Japón tenemos pensiones para las víctimas de la sangre contaminada por la hepatitis C que desaparecen. Pero todo lo que he presentado hoy aquí está basado en hechos y pruebas verificables. Hablemos de las cajas negras que se evaporaron, de los aviones que se evaporaron, de los escombros que se evaporaron. También han desaparecido muchos restos de los edificios. La propia FEMA ha dicho que eso le impidió investigar como es debido.
Tenemos que mirar esas pruebas y preguntar en qué consiste en realidad esta «guerra contra el terrorismo».

 

 


 

 

Veo que los ministros asienten, pero me gustaría hacer una pregunta al Primer Ministro Fukuda. Míreme, por favor. He oído que cuando usted era jefe de gabinete del ministro, en aquel entonces, a usted le pareció que había cosas extrañas en esos atentados. ¿No piensa usted que había algo raro?
Señor Primer Ministro, ¿qué pasa con el origen de la «guerra contra el terrorismo» y de la idea de que sea justo o no participar en ella? ¿Hay realmente una razón para participar en esa «guerra contra el terrorismo»?
¿Tenemos realmente que participar en ella? También me gustaría preguntar cómo luchar verdaderamente contra el terrorismo.
¿Confirmó usted la cuestión de los cuerpos y los hechos detrás de esa resolución? Porque esa fue la razón por la cual dice usted estar participando en esta «guerra contra el terrorismo». Yo creo que para poner fin al terrorismo tenemos que votar una ley para ayudar verdaderamente a la gente en Afganistán. Me gustaría que el señor Inuzuka nos hable de la ley y de la lucha contra el terrorismo.”

 

 

– Yukihisa Fujita

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

HUGO CHÁVEZ FRIAS

Presidente de la República de Venezuela

 

 

 

“La hipótesis que cobra fuerza es que fue el mismo poder imperial norteamericano el que planificó y condujo este atentado o hecho terrorista terrible contra su propio pueblo y contra ciudadanos de todo el mundo.

¿Para qué? Para justificar las agresiones que de inmediato se desataron sobre Afganistán y sobre Irak, y las amenazas contra todos nosotros.

Por tanto, no es descabellada la hipótesis de que las Torres Gemelas fueron dinamitadas, de que habría un conjunto de explosivos en las mismas. Un edificio nunca se cae así a menos que sea con una implosión. Muchos científicos del mundo, arquitectos de gran fama (dicen que) no se pueden caer así, es imposible.

Cómo aquello se desmoronó como si fuera arena… y luego, informaciones como que a las pocas horas del terrible hecho, un avión del gobierno norteamericano sacó del territorio de los Estados Unidos a un conjunto de ciudadanos familiares (de Osama) bin Laden.

En el Pentágono supuestamente cayó un avión, pero nunca nadie consiguió un sólo resto de ese avión. No quedaron ni turbinas que son de titanio. Las turbinas de los aviones siempre se quedan en los accidentes.

Es necesario, más que nunca, que se realice una investigación independiente.

Todavía no está claro cuál fue la causa, quién dirigió aquel hecho terrible que en segundos segó la vida de miles de personas y que le dió la excusa al imperio norteamericano para arremeter con más saña y furia contra el mundo.

El objetivo de esa acción sería justificar las agresiones que de inmediato se desataron contra Afganistán e Irak y las amenazas contra Venezuela, que fue el primer país de este planeta que señaló la atrocidad de los bombardeos contra Afganistán, en los que murieron miles de niños, mujeres y hombres inocentes.

Dijimos que el terrorismo no se puede combatir con más terrorismo, y fue desde entonces cuando se desató con más furia la agresión imperialista contra Venezuela.

El imperio estadounidense es obsceno, inmoral y asesino, y representa una amenaza para la humanidad.”

 

 

 

 

 

  

PAUL HELLYER

Ex-Vicepresidente de Canadá, Ex-Ministro de Defensa y Trasnporte

 

 

 

“Esto fue algo real y tan terrible que iba más allá de lo descriptible. Y por lo tanto, fui una de las personas que simplemente se sintió… vaya, igual que la mayor parte del mundo, y ciertamente la mayoría de los canadienses, sentí un profundo dolor y compartí la pérdida de las personas que perdieron amigos, seres queridos, como resultado del ataque. E hice muchas de las cosas que la gente hizo. Fui a la iglesia a una misa especial, y firmé el libro e hice las cosas que pensé que eran apropiadas para tales circunstancias.

Pero creo que lo que cambió todo fueron las consecuencias.

Cuando el presidente Bush decidió declarar la guerra contra el terrorismo. El terrorismo es una cosa terrible, pero este es un problema de seguridad y de la inteligencia.

¿Qué pasó con su servicio de inteligencia?

¿Por qué no supo que esto iba a suceder?

Gastó billones y billones por todo el mundo y seguro que debería haber sabido lo que estaba pasando. Entonces empecé a preocuparme por ello. Luego más preguntas fueron planteadas por otros.

¿Por qué el presidente se quedó simplemente sentado en la silla del colegio cuando le informaron?

 

 

 

 

 

 

¿Por qué no confirmó que él ya sabía lo que estaba pasando?

Como Ex-Ministro de la Defensa Nacional, cuando las noticias se difundieron, me tuve que preguntar a mi mismo:

¿Por qué los aviones volaron libremente durante una hora y media sin que los interceptores fueran desplegados desde la Base Aérea de Andrews, próxima a la capital. Con una alerta de reacción rápida deberian haber estado en el aire en cinco o diez minutos.

Creo que la investigación ha sido muy superficial. Me gustaría ver una investigación en detalle más a fondo. La evidencia es que algunas personas tuvieron permiso para volar fuera de los EEUU después de los ataques, cuando los ciudadanos estadounidenses no tenían permiso.
¿Por qué algunos familiares de Bin Laden tuvieron permiso para abandonar los EEUU en avión? ¿Por qué?
 
Todo es un continuo ¿Por qué?, ¿Por qué?, ¿Por qué?.
Hay tantas preguntas que piensas:
¿Qué hay de erróneo en todo esto? o ¿Sucedió algo mal?
¿Cuánto sabían realmente ellos con antelación?

Entramos en un territorio muy amplio porque se observa lo mismo que con Pearl Harbour.

¿Lo sabía o no lo sabía el Presidente? No lo sé. Pero es una pregunta muy buena.

Hay muchas evidencias que demuestran que él debía saberlo.

Fue una decisión intencionada por su parte para permitir que el ataque sucediera porque quería que los EEUU entraran en la Segunda Guerra Mundial. De otra manera hubiera sido dificil conseguir la aprobación del Congreso.

 

 

PROBLEMA

 

Pearl Harbour, 1941

 

 

Nueva York, 11-S  2001

 

 

REACCIÓN

 

1941

 

 

2001

 

 

SOLUCIÓN

 

Franklin D. Roosvelt, 08/12/1941, Declaración de guerra

 

 

George W. Bush, 26/10/2001, USA PATRIOT ACT
Declaración de Guerra contra el Terror

 

 

DECLARACIÓN DE GUERRA A JAPÓN

“He pedido al Congreso que después del ataque del 7 de diciembre declare que existe el estado de guerra entre los Estados Unidos y Japón.
La fecha del 7 de diciembre quedará como una fecha infame. Los Estados Unidos han sido atacados súbita y deliberadamente por las fuerzas navales y aéreas japonesas.
La nota entregada por Kurusu no contenía ninguna amenaza. El ataque japonés estaba preparado desde hacía varias semanas, si no lo es desde hace varios meses.

El ataque contra Hawai causó daños importantes a los bienes norteamericanos y se han perdido numerosas vidas humanas. El pueblo americano conquistará la victoria final. No solo nos defenderemos si no que aseguraremos que esta forma de traición no pueda volver a amenazarnos jamás. Obtendremos el triunfo inevitable que corresponde al derecho.”

 

 

 

 

USA PATRIOT ACT

<<Su objetivo es restringir una serie de derechos constitucionales, a fin de ampliar el poder represivo del Estado sin la intervención del poder judicial, a fin de garantizar la seguridad nacional y combatir el terrorismo. La misma ha sido severamente criticada por organismos de derechos humanos debido a la restricción de las libertades y garantías constitucionales y ha sido considerada inconstitucional por varios tribunales.

El Acta fue aprobada cuarenta y cinco días después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y su objetivo fue ampliar sustancialmente los poderes represivos del Estado con el fin declarado de combatir el terrorismo, sin necesidad de orden judicial, tanto dentro como fuera de Estados Unidos, restringiendo una serie de derechos constitucionales.

Entre sus previsiones, el Acta Patriótica incrementa las facultades de las agencias represivas para vigilar las comunicaciones telefónicas y de correo electrónico, así como los registros públicos y privados (médicos, financieros, libros solicitados en las bibliotecas, etc.); reduce las restricciones para acciones de inteligencia en otros países; aumenta el poder de la Secretaría del Tesoro para regular el mercado financiero; y concede poder discrecional a las autoridades policiales y migratorias para detener y deportar a inmigrantes, cuando se invoque que los mismos son sospechosos de estar relacionados con el terrorismo.

 

 

 

 

El Acta Patriótica también amplía la definición de terrorismo, con el fin de incluir actividades realizadas por ciudadanos estadounidenses y actos que antes no eran considerados como tal.

El Acta Patriótica ha sido fundada en el argumento básico, de que, luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el pueblo norteamericano debía elegir entre su seguridad y sus derechos constitucionales, optando por restringir estos últimos para garantizar aquella.

A pesar del amplio apoyo recibido en ambas cámaras del Congreso, diversos sectores de la sociedad estadounidense, aún bajo riesgo de ser calificados de favorecer al terrorismo y ser de ese modo pasibles de las acciones represivas sin la intervención judicial que establece la ley, han criticado el Acta Patriótica por haber suspendido la vigencia de los derechos humanos y las libertades civiles en los Estados Unidos. En el mismo sentido, varios fallos judiciales la han declarado inconstitucional por violar los derechos y garantías de la Constitución de los Estados Unidos.>>

 

Paul Hellyer prosigue su reflexión:

 

¿Lo sabía o no lo sabía el Presidente?

Creo que es una pregunta justa. No sé la respuesta pero me gustaría plantear la pregunta y ver a alguien en una posición de autoridad y preguntarle estas cuestiones e insistir en obtener respuestas.

Estoy muy preocupado por la falta de transparencia. En pocas palabras, todo el mundo habla de ello, pero nadie está dispuesto a aclarárnoslo…

Algunas de las cosas que discutimos (con un conocido) fueron las mentiras que contar